Muy Ilustre
Academia de Cultura Europea

European Culture Academy
Academie Culturelle Européenne
Cultura in diversitate conciliat et pacis, libertatis et progressus signum est.

MAS DE 20 AÑOS AL SERVICIO DE EUROPA

Historia y antecedentes.

La M. I. Academia de Cultura Europea nace de la experiencia acumulada de más de 25 años desde la Fundación de Fomento Europeo (AEFE), que ha puesto en evidencia la necesidad de una Institución que trabaje en profundidad la Cultura de nuestra vieja/nueva Europa en sus cuatro pilares: Artes, Ciencias, Letras y Tecnología.

La Muy Ilustre Academia de Cultura Europea asume íntegramente el ideario de AEFE y capitaliza las experiencias acumuladas a lo largo de su existencia, centrándose en la potenciación de la Cultura en todas sus disciplinas y niveles, protegiéndolas, implementándolas y proyectándolas hacia el futuro.

Carta del Presidente

Descargue en pdf la Carta del Presidente, también en français, english o català.

Tratándose de un objetivo ambicioso, es imprescindible contar con la Fundación de la Academia de Cultura Europea, institución que apoya e interactúa, a la vez que da seguridad jurídica e independencia económica a la citada Academia.

La Academia y la Fundación desde sus diferentes ángulos e independencia, trabajan hermanadas para el mismo fin.  Ambas toman el testigo de los primeros intelectuales forjadores de la Europa que conocemos y que queremos unida.

Constituyen una iniciativa cívica destinada a la difusión, proyección y estudio del ámbito cultural europeo. Al tiempo que promueve espacios de debate sobre los objetivos de una Europa más libre, solidaria y participativa.

«Et de l’union des libertés dans la fraternité des peuples naîtra la sympathie des âmes, germe de cet immense avenir où commencera pour le genre humain la vie universelle et que l’on appellera la paix de l’Europe»

Y de la unión de las libertades en la fraternidad de los pueblos nacerá la simpatía de las almas, germen de este inmenso futuro en donde comenzará para el género humano la vida universal y que llamaremos la paz de Europa.

RELACIÓN EXCMOS. E ILMOS. ACADÉMICOS-PATRONOS FUNDADORES DE LA ACADEMIA DE LA CULTURA EUROPEA Y SU FUNDACIÓN

Clic para desplegar relación

Clic para desplegar relación

Razón de ser

Ideario

Consecuente con lo anterior, creemos llegado el momento en que la ciudadanía europea quiere afrontar y conocer desde todos los ángulos y todas las posiciones el desarrollo del mundo actual: retos y proyección de futuro.

Suma de voluntades

Confluir ánimos y esfuerzos coincidentes es labor propia de la M.I. Academia de Cultura Europea y es lo que la Fundación de la M.I. Academia de Cultura Europea apoya. La aportación pretende ser útil y dirigirse al bien común. Surge de la convergencia de voluntades y de las aportaciones que modestamente podemos hacer, sabiendo que los ríos más caudalosos nacen en sencillas fuentes («fontibus ex modicis concrescit maximus amnis»), siguiendo el dicho medieval.

Recordamos las palabras de un discurso de André Malraux, escritor y Ministro de Cultura en el gobierno de concentración que siguió a la liberación de Francia en 1945, «La culture ne s’hérite pas, elle se conquiert» (la cultura no se hereda, se conquista).
Tratándose de una magna tarea, ambiciosa en el contenido y extensa en la materia, es preciso contar con una Academia que concentre las actividades y a la vez con una Fundación que apoye y proporcione seguridad jurídica e independencia económica a la propia existencia de la Academia.

Un pueblo culto es un pueblo libre
No se resaltará bastante la importancia de la cultura. El ensayista Ángel Ganivet la resume así: «Un pueblo culto es un pueblo libre; un pueblo salvaje es un pueblo esclavo, y un pueblo instruido a la ligera, a paso de carga, es un pueblo ingobernable. Las libertades las tenemos nosotros mismos; no son graciosas concesiones de las leyes.» (cfr. Cartas Finlandesas, IV, ed. 1915, pág. 38). Por su parte, del otro lado del Atlántico, medio siglo más tarde, el novelista Herbert G. Wells sentenciaba que «El salvamento de la civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe«.
La Carta de París

En primer lugar, se trata de proteger el patrimonio cultural y espiritual de Europa, desde sus origenes y evolución, manteniendo las obras del pasado (artes plásticas y escénicas, obras literarias,….) y respetando su diversidad y su riqueza.

En segundo lugar, hemos de potenciar todo cuanto constituye la base y fundamento de la civilización occidental en sus diversos y diferentes aspectos, y en su extensión mundial.

En tercer lugar, colaborar para conciliar las diferencias culturales que existen entre los países/pueblos de Europa, en especial, el tema laboral, fiscal, judicial, sanitario, formación…., a fin de unificar y crecer a la par para conseguir una Europa igualitaria en paz y progreso para las generaciones futuras.
La Academia y su Fundación de Cultura Europea, se adhieren a la «Carta de París para una Nueva Europa«, suscrita el 21 de noviembre de 1990 en el seno de la O.S.C.E. y comulgamos en sus términos: «Fomentar una mayor familiarización mutua entre nuestros pueblos, propugnamos el establecimiento de centros culturales en ciudades de otros Estados participantes, así como el aumento de la cooperación en el campo audiovisual y un más amplio intercambio en materia de música, teatro, literatura, arte, ciencias y tecnología, fomentar una mejor comprensión común, en particular entre la juventud, mediante los intercambios culturales, … la enseñanza general y profesional en los idiomas de otros Estados …»

La sociedad civil ha de organizarse

Las enseñanzas de estos últimos años nos llevan a concluir que las políticas de los Estados no consiguen suplir las carencias que afloran con la Revolución Digital en la Era de la Información. El mutuo enriquecimiento a través de los intercambios culturales no surge espontáneamente, sino que se debe a múltiples esfuerzos individuales y colectivos. Y no podemos ni debemos dejar toda iniciativa cultural exclusivamente en manos de los poderes públicos. Por ello, la sociedad civil ha de organizarse para coadyuvar en la consecución de los objetivos convenidos a nivel supranacional y de los que depende nuestra civilización.

Carta de los Derechos Fundamentales de la UE

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea es un documento que contiene provisiones de derechos humanos y fue proclamado por el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europea el 7 de diciembre de 2000 en Niza.

Se puede descargar en pdf desde este enlace.

Organización

Naturaleza, Estructura y Funcionamiento

Congresos bianuales

Se celebrarán regularmente congresos bianuales en donde se debatirán y expondrán, con rigor científico, los trabajos, estudios, publicaciones, informes, certámenes, concursos, etc. que vieron la luz durante el período, y en la Cena de Gala de cierre se distinguirán a personalidades, instituciones oficiales o privadas y entidades europeas que hayan destacado en las Artes, las Ciencias, las Letras y la Tecnología. Estos encuentros bianuales tendrán lugar en la capital de cada país europeo intercalando siempre la sede de la Junta Directiva Central.
Se procurará asimismo que exista una sede por lo menos en cada Estado europeo, y preferentemente en su capital.

Denominación, registro y declaración de Utilidad Pública e Interés General.

La denominación y el logo de la M.I. Academia de Cultura Europea goza del Registro y protección, que le confiere el Registro de la Propiedad, en los epígrafes correspondientes. para toda la comunidad europea.

La Fundación de la M.I. Academia de Cultura Europea nace en 2018, “Año Europeo del Patrimonio Cultural”.

La M.I. Academia y su Fundación afloran con la concesión del Ministerio de Cultura de la declaración de Utilidad Pública e Interés General.
Permite el disfrute de beneficios fiscales en los términos y condiciones previstos en la normativa vigente, en especial de la Ley 49/2002, de Régimen Jurídico de las entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos al Mecenazgo, alcanzando exenciones impositivas del 30% para las personas físicas (en el I.R.P.F.) y del 35% para las personas jurídicas (en el I.S.).

La Cultura es símbolo de Libertad, Paz, Prosperidad y Convivencia.

Está en juego el porvenir del viejo-nuevo continente y la defensa de la Cultura y los valores de la Democracia como signo de la civilización occidental: diversa, culta, competitiva y solidaria.

La Cultura une en la diversidad y es símbolo de Paz, Libertad y Progreso.

Se ganan más batallas con la pluma, que con la espada” (atribuido a don Miguel de Cervantes Saavedra)

La Academia de Cultura Europea y su Fundación son Instituciones sin ánimo de lucro, cuya actividad se dirige a conseguir una sociedad europea más culta, abierta, libre, solidaria, fraternal y segura, con mayor calidad de vida, sin distinción de creencias, ideologías, posición social, etc., a fin de construir una Europa en paz en un marco democrático de libertad, solidaridad, concordia y contribuir a fomentar y poner en práctica los valores que nos unen.

El ámbito territorial en el que desarrollarán sus actividades tanto la M.I. Academia de Cultura Europea como su Fundación será el correspondiente al conjunto de territorios, geográficamente hablando, propios de todos los Estados europeos.

La M.I. Academia y su Fundación colaborarán con cuantas instituciones compartan sus objetivos, orientándose siempre a incrementar la cooperación. «There is not a more accurate test of the progress of civilisation than the progress of the power of cooperation» (No hay mejor prueba del progreso de la civilización que el progreso del poder de cooperación) (cfr. John Stuart Mill in «Civilisation»).
Con respeto a todas las lenguas europeas, incluida el latín, los idiomas vehiculares serán el español, el inglés y el francés.

UBICACIÓN

Sede social y contacto

Sede Central de la Academia:

Plaça Francesc Macià, número 8-9 , 6-B. 08029 Barcelona.

Sede Central de la Fundación:

Ronda General Mitre, 200, 1º-1ª, 08006 Barcelona

Contacto por correo-e:

info@miface.eu