AEFE promueve la Academia de Cultura Europea

Abr 2019

10/12/2008 Noticias EUROPAPRESS

La Agrupación Española de Fomento Europeo (AEFE, www.aefe.es) promueve la creación de la Academia de Cultura Europea con el objetivo de la promoción y el hermanamiento de las culturas de los diferentes pueblos de Europa. El propósito de la AEFE, entidad presidida por el empresario Jorge Castellá de Cot, es establecer la sede de este nuevo organismo cultural en España y concretamente, en Barcelona.

Esta Academia tendría como miembros fundadores a las otras academias de países europeos, representantes de universidades y personalidades del mundo de las artes, las ciencias y las letras, con la finalidad de promover el intercambio cultural entre los países de la UE.

Jorge Castellá de Cot fundó la Agrupación Española de Fomento Europeo hace 18 años, siguiendo el espíritu de la «Carta de París» suscrita por los 34 países pertenecientes a la Conferencia para la Seguridad y la Cooperación en Europa (CSCE).

Para Castellá «Europa es una gran idea que avanza lentamente. En ocasiones retrocede pero siempre consigue avanzar respecto de la posición anterior. Según el presidente de la AEFE la entrada sucesiva de nuevos miembros en la UE precisa una etapa necesaria de adaptación ya que cada país tiene su propia peculiaridad y su relación en un marco único no es siempre fácil». Entre estas peculiaridades Castellá cita, por ejemplo, a los ingleses, que sólo quieren la parte positiva de la UE. CRISIS FINANCIERA MUNDIAL

Desde hace unos años la AEFE constituyó una fundación con dos objetivos principales: constituirse en foro cultural en valores europeos y promover la acción benéfica social. Para Jorge Castellá «el futuro europeo desde el punto de vista social deberá poner el acento en los más desfavorecidos sin distinción de país, raza, creencia y situación».

Respecto de la situación española, el presidente de la AEFE muestra su preocupación por los actuales momentos de difícil coyuntura financiera con un desempleo creciente y una inflación disparada. De todas formas afirma que las crisis también suponen una oportunidad que permite «limpiar» el mercado y que en el tejido empresarial queden aquellas empresas que aporten valor añadido.

Finalmente, Castellá se muestra rotundo al afirmar que «son momentos para unir esfuerzo entre los europeos y dejar las ideologías al margen para remar todos en el mismo sentido».