El Camino de Santiago y la identidad europea

por | 18/02/2020 | Prensa

  • En la conferencia “El Camino de Santiago, camino de Europa”, el profesor Xabier Añoveros Trias de Bes analiza los aspectos más relevantes de una ruta que ha configurado la propia esencia del continente europeo
  • El presidente de la Academia de Cultura Europea, Jorge Castellà de Cot, presidió el acto, que se celebró en el Reial Cercle Artístic

Barcelona, 14 de noviembre de 2019. En el transcurso de un acto organizado por la Academia de Cultura Europea, el profesor Xabier Añoveros Trias de Bes ha reflexionado sobre la influencia que el Camino de Santiago tiene y ha tenido, desde tiempo inmemorial, no solo como aglutinador religioso y espiritual, sino también como punto de encuentro y hermanamiento entre las culturas y los pueblos de Europa.

El acto, que transcurrió bajo la presidencia de Jorge Castellà de Cot, presidente de la Academia de Cultura Europea, se ha celebrado en el Reial Cercle Artístic. El presidente de dicha institución, Josep Félix Bentz, así como destacados miembros de la Academia de Cultura Europea han arropado al conferenciante y han participado en el coloquio posterior a la charla.

En “El Camino de Santiago, camino de Europa”, el profesor Añoveros Trias de Bes ha analizado los aspectos más relevantes de una ruta que ha configurado la propia esencia del continente europeo. Estructurada en distintos capítulos, recogemos unas pinceladas de cada uno de ellos.

El descubrimiento de los restos del Santo: “El descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago el Mayor, alrededor de los años 820 y 830, en un bosque llamado Libredón, donde actualmente se alza la catedral compostelana, constituye uno de los acontecimientos más importantes de la Edad Media europea. La noticia recorrió veloz por el continente y pronto surgió, de forma espontánea, el fenómeno de las peregrinaciones y el inicio de un culto que convirtió al Camino en verdadera columna vertebral de Europa, y a Santiago de Compostela en gran centro de peregrinación cristiana, junto con Roma y Jerusalén”.

-El Códice Calixtino: “Desde los inicios de la existencia del Camino de Santiago, las crónicas recogieron historias, aventuras, anécdotas y leyendas, que pudiendo ser más o menos veraces, nos permiten hoy hacernos más o menos una idea de la importancia que tuvo la ruta jacobea durante la Edad Media, y entre ellas cabe  destacar el Códice Calixtino, además del menos conocido Códice de Salamanca”.

-Peregrinaciones y peregrinos: “La ruta jacobea ya estaba instituida anteriormente, a causa de las idas y venidas a las tierras de Galicia y de León que eran muy ricas en minerales, y que ya en tiempos de los romanos se extraían de sus entrañas. No obstante con el anuncio de las reliquias encontradas del Apóstol Santiago, este camino se convirtió en motivo esencialmente religioso, sobre todo basado en el culto y veneración de esas reliquias, incrementándose el número de personas que lo recorren venidas de toda Europa”.

-Los burgos. La conflictividad social: “Prácticamente todas las poblaciones y villas importantes del Camino disfrutaron de un aporte colonizador de los extranjeros que se avecindaron en ellas y que ejercieron una gran influencia social y económica sobre las poblaciones receptoras. Generalmente se ubicaron a las afueras del casco urbano, creando nuevos barrios, que incluso en determinadas ciudades se amurallaron”.

-La Hospitalidad: “La gran afluencia de peregrinos que se produjo desde un principio, pero sobre todo a partir del siglo XII, necesitó de la existencia, a lo largo de todo el Camino, de establecimientos donde aquellos, por una parte pudieran descansar de sus agotadoras y durísimas jornadas y por otra se pudiese atender a los enfermos. Por ello, se fue creando en todo el recorrido una serie de centros que servían de acogida, así como de curación médica a los peregrinos. Y estos establecimientos fueron los monasterios, los conventos y los hospitales, y muchos de estos últimos dependientes de los primeros”.

-La cultura en el Camino: “El Camino de Santiago desempeña desde la Edad Media  un papel clave en el desarrollo de las diferentes culturas que integran la identidad europea. Unas señas de identidad labradas en un espacio común, cargado de memoria y surcado por una red de rutas jacobeas que sirve para la comunicación y el intercambio, es decir, para el flujo de ideas, formas y proyectos”.

-El comercio y la economía: “La llegada de los diversos grupos de artesanos y mercaderes que cruzaron los Pirineos para instalarse en las diferentes poblaciones del Camino, la mayoría francos y judíos, provocó, como hemos ya comentado, la creación de barrios o núcleos urbanos que se llamaron burgos. Los habitantes de esas concentraciones urbanas dieron origen a una próspera burguesía, que protagonizó diversas revueltas contra el poder de los señores feudales a lo largo del Camino”.

-La religión en el Camino de Santiago: “En el aspecto espiritual, el camino de Santiago compitió rápidamente en popularidad con las peregrinaciones a Jerusalén y Roma, forjándose como un destino tanto para reyes y nobles como para el pueblo llano. De esta forma, no hacía falta ser caballero y luchar, como había pasado en las Cruzadas para expiar las culpas y los pecados. Solo había que llegar a Santiago para recibir toda clase de indulgencias y perdones. Todo cristiano europeo aspiraba, al menos una vez en la vida a visitar la tumba del Apóstol. La locura por la peregrinación a Compostela llegó a grados insospechados”.

(En el documento adjunto reproducimos íntegramente la conferencia por su innegable interés documental).